NATALIA ROLDÁN / SUBDIRECTORA GENERAL DE SERVICIOS SOCIOSANITARIOS DEL GRUPO EULEN

Roldán explica que “el desarrollo de los servicios de atención a personas en España ha venido promovido por la iniciativa de las administraciones, priorizándose la atención de colectivos de población más vulnerable y con mayor demanda social”

Pregunta.- Desde mayo es la subdirectora general de Servicios Sociosanitarios de la compañía. ¿Qué áreas de trabajo se ha marcado como prioritarias?

Respuesta.- Son varias las áreas de trabajo que estoy abordando en paralelo. Por un lado, la adaptación y transformación necesaria para continuar dando respuesta adecuada a los cambios existentes en la población que actualmente demanda nuestros servicios. Se trata de reconvertir los servicios tradicionales, aportando mayor innovación social, de manera que incrementemos la calidad percibida de nuestros clientes, entendiendo como tales, tanto a las personas usuarias, como a sus familiares y a las Administraciones públicas (titulares de los recursos). El cambio radica en entender el concepto de servicio como “solución”. Por otro lado, es prioritario trasladar experiencias de buenas prácticas y propuestas de mejora que ayuden a establecer políticas de atención sociosanitaria ágiles, equilibradas y sostenibles, con criterios objetivos de decisión no basados, únicamente, en los económicos, de ahí la intención de continuar realizando una participación activa y continuada a través de los diferentes medios sectoriales (medios de comunicación, patronales, asociaciones, jornadas, congresos…). Debo decir que todo ello no sería posible si no contara con un equipo de profesionales formado, especializado e implicado en el sector, como con el que tengo la fortuna de compartir mí día a día. Cada una de las personas que forman parte de nuestra estructura, tanto las que desarrollan su trabajo de manera directa en los servicios, como las personas que lo hacen de forma indirecta dentro de la estructura de la compañía, son el factor clave del éxito en la atención de nuestros servicios y la evolución de los mismos.

P.- Lleva formando parte de esta división desde hace años, ¿qué supone, entonces, este nuevo puesto dentro del Grupo Eulen?

R.- Supone una continuidad y reconocimiento a una trayectoria profesional. Supone, a su vez, un reflejo más de la apuesta de la compañía por la especialización de las personas que formamos los equipos, incluidos los niveles directivos, asegurando así el mejor conocimiento en el proceso de toma de decisiones, no solo a nivel empresarial, sino también en lo que a los propios servicios se refiere. De la misma manera, este puesto es también fruto de las políticas en materia de recursos humanos establecidas dentro del Grupo Eulen, entre las que destaca la promoción interna como pilar fundamental de reconocimiento y apuesta por las personas, como valor empresarial.

P.- La actividad de Eulen Sociosanitarios llega a más de 142.000 usuarios a través de distintos servicios. ¿Cuáles son los más consolidados?

R.- Realizamos la gestión de recursos públicos, tanto de carácter social, como sanitario. También desarrollamos otro tipo de actividad, quizá menos conocida, como es la que llevamos a cabo en el ámbito educativo, en el ámbito de la intervención o la realizada a través de diversos programas de inserción sociolaboral, en todo el territorio nacional. El desarrollo de los servicios de atención a personas en España ha venido promovido por la iniciativa de las administraciones, priorizándose la atención de colectivos de población más vulnerable y con mayor demanda social. Es por ello que los recursos de atención a personas mayores, tanto domiciliarios como institucionales (centros, residencias…) sean los de mayor consolidación. No obstante, en los últimos años, ha ido creciendo la solicitud de servicios de atención e intervención con mujeres, y menores, víctimas de violencia de género, así como aquéllos vinculados a la atención de personas con discapacidad o que presentan algún tipo de enfermedad crónica.

P.- Y en lo que respecta al crecimiento internacional, ¿en qué puntos inciden a la hora de consolidar la actividad de Eulen Sociosanitarios en otros países?

R.- El Grupo Eulen sigue en un proceso de internacionalización que le permite estar presente actualmente en 14 países (España, Estados Unidos, Portugal, Colombia, Costa Rica, Chile, Jamaica, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Qatar, Omán y Emiratos Árabes Unidos). Otro ejemplo de nuestra expansión es la alianza establecida en 2013, con el Grupo Dussmann, con sede en Berlín, que nos permite prestar servicios integrados de facility management en 29 países de todo el mundo.  Concretamente Eulen Sociosanitarios ha comenzado diferentes actividades en varios países de Latinoamérica. Nuestra consolidación se basa en la experiencia acumulada de casi 30 años en el sector sociosanitario lo que nos aporta gran capacidad de adaptación a las particularidades de los países en los que estamos presentes. Las necesidades sociales, la situación sociodemográfica, el papel de la familia, así como las opciones de desarrollo y financiación en otras sociedades, son parte fundamental para las políticas que quieran llevarse a cabo. Por estos motivos, los servicios desarrollados son diferentes, aunque los destinados a la atención de personas mayores son factor común de todos ellos.

P.- ¿Qué evolución diría que ha sufrido la gestión de estos servicios en España en la última década?

R.- Por desgracia, en mi opinión, prácticamente ninguna. Los servicios sociales en España tienen un potencial y una base consolidada que no estamos aprovechando a la misma velocidad que los cambios sociodemográficos y generacionales. Las propuestas de nuevas metodologías de atención chocan con los diseños actuales de servicios que, por otro lado, son prácticamente los mismos diseños que en las últimas dos décadas. En muchos casos, se están duplicando costes al no ser capaces de llevar a cabo una integración de recursos que permitiría el aprovechamiento de sinergias y de equipos profesionales altamente formados. Parte de esas integraciones darían una respuesta única a la persona usuaria de los servicios, lo que le haría ver su necesidad de atención contemplada como una situación global y no como partes de un todo que, por otro lado, nunca llegamos a completar. Dicho de otra manera, una correcta integración permitiría un importante ahorro de partidas presupuestarias a la vez que incrementaría, de manera exponencial, la calidad percibida por las personas receptoras de la prestación, evitando así que sea el precio el factor decisivo en un proyecto de atención.

P.- ¿Por dónde debe pasar el futuro de la atención sociosanitaria en España? ¿Qué hay que mejorar?

R.- Además del concepto de la integración de recursos, el futuro de la atención sociosanitaria precisa del reconocimiento mutuo de los servicios sociales y sanitarios como parte esencial del sistema de atención a la ciudadanía. Entre los dos sistemas existe un continuo bidireccional constante y, como tal, debe ser entendido, reconocido y financiado. Ese avance que entienda la complementariedad existente entre los sistemas actuales, precisa de algo esencial: un sistema de información compartido. La verdadera innovación tecnológica estará cuando se implante un sistema de información único. Un sistema que permita el acceso compartido entre profesionales, con la información social y sanitaria esencial que ayude en el proceso de toma de decisiones sobre un correcto plan de cuidados, a la vez que evite la incomodidad continúa de solicitud de información a la persona atendida. Una vez dentro del sistema de atención, deberíamos garantizar la posibilidad de “moverse” dentro del mismo en función de los cambios que vaya presentando la persona, ya sea en lo que a su salud se refiere, ya sea en lo que a su entorno social y de apoyo varíe. No se trata solo de la creación de una “ventana única” para el acceso, si no de determinar un flujo constante de respuesta sociosanitaria en base a los cambios sociosanitarios de las personas. En nuestro sector también somos capaces de mejorar, como dicen en el ámbito de la tecnología, “la experiencia de uso” del sistema de atención a las personas. Pare ello se precisa de conocimiento y reconocimiento, de continuidad y de visión a medio-largo plazo, y de menor impacto ante los cambios que se producen periódicamente dentro de las administraciones.

P.- ¿Existen en nuestro país recursos sociosanitarios suficientes para atender las crecientes demandas de los mayores?

R.- La cuestión estaría, no tanto en si existen recursos suficientes, si no en reconocer lo que aporta cada uno de ellos, en valorar qué “vacíos” existen en la actualidad y, sobre todo, en las posibilidades de financiación real. Parece lógico pensar que vayan incorporándose modelos mixtos en los que la respuesta a una situación determinada venga dada, de forma básica, por parte de los sistemas públicos y, de manera complementaria, con aportaciones privadas de las propias personas atendidas. La propia evolución sociodemográfica en todo el país ha convertido los anteriores hogares de familias extensas en hogares con apenas 2,5 personas; además se han ido incrementando aquellos en los que vive una persona sola, representando ya hoy algo más del 25% del total de hogares. El incremento de la longevidad, el aumento de la cronicidad, esta situación de convivencia en los hogares y la constante demanda de servicios de calidad, harán que las personas busquemos alternativas, dentro y fuera de nuestros domicilios, para decidir cómo ser atendidos de manera continuada. De ahí la tendencia hacia un modelo mixto de atención, que será el que permita tener la red de recursos sociosanitarios suficientes para la atención de las personas.

P.- ¿Reciben las entidades privadas suficiente apoyo de las Administraciones públicas para contribuir, entre todas las partes, al sostenimiento del sector?

R.- Las diferentes entidades que gestionamos servicios públicos entendemos la relación con las administraciones como una forma de alianza que permite una colaboración conjunta en el desarrollo y la evolución de los servicios. El interés es siempre común, la generación de servicios sociales y sanitarios de calidad, y la vocación de permanencia, como es el caso de Eulen Servicios Sociosanitarios, además de la experiencia acumulada de los equipos técnicos que formamos parte de las diferentes entidades y de las administraciones públicas, son valor esencial para el sostenimiento del sector. Por ello debemos reforzar la comunicación entre las partes y hacer fuerza común ante eventuales dificultades. Ese es uno de los caminos para lograr una colaboración continuada y de confianza mutua que permita conseguir el objetivo de todos: un sistema sostenible y de calidad prestado por personas para atender a personas.

Fuente: www.entremayores.es